Notícies i Esdeveniments

Aielo de Malferit recupera el toro de cuerda

14-02-2020 14:00
Aielo de Malferit recupera el toro de cuerda

 



«En estos festejos no importa la experiencia que tengas, aquí se puede correr a cinco o a cien metros», señala Juan Beneyto, de la asociación | Más de una década después, la Peña Taurina rescata una modalidad que se celebró en el municipio en 1958.








A finales de los años cincuenta del pasado siglo comenzó a celebrarse este tipo de festejos en Aielo. lp


 


JOSÉ IGNACIO GALCERÁ Jueves, 13 febrero 2020, 23:31





Valencia. Doce años hace que Aielo de Malferit no ve un toro con cuerda por sus calles, una tradición que venía celebrándose en la localidad desde 1958 y que ha vivido distintas etapas de aceptación, pasando de ser una modalidad consentida y que disfrutaba de popularidad a ser rechazada por completo. Tras unos primeros años en los que el toro era embolado, a imagen y semejanza de los modos de un pueblo referencia en esta práctica como Ontinyent, y más tarde enfundado, el gran cambio que acabaría sepultando durante más de una década este espectáculo fue cuando a partir de los años noventa comenzó a hacerse un toro con cuerda y en puntas. Aquella circunstancia, que aumentó el peligro exponencialmente, su unió a un contexto que poco ayudaba a que el festejo mantuviera el éxito del que gozó en los comienzos.



Relegado a una mañana dentro de la Semana Taurina que se programa cada mes de agosto, además de la competencia que había, y sigue habiendo, en los pueblos cercanos, el toro con cuerda en el municipio pasó a ser residual. A ello se sumaron las muertes de dos aficionados en dos años consecutivos, por lo que el equipo de gobierno de aquel entonces tomó la determinación de suspenderlo sine die.



Entre la desidia y la desgracia se movió el toro con cuerda, al que ahora, un grupo de jóvenes entusiastas, congregados alrededor de la Peña Taurina de Aielo de Malferit, se han atrevido a guiar de nuevo con la intención de darle brillo a un festejo con gran predicamento en la comarca de la Vall d'Albaida. El regreso de esta modalidad al municipio comenzó a gestarse hace tres años, cuando cinco miembros se apuntaron a la peña Bou i Corda de Ontinyent, toda una institución a nivel nacional. De ese primer contacto con el toro y el reencuentro con la cuerda, se encendió de nuevo la llama. «No importa la experiencia que tengas con el toro, aquí se puede correr más largo o más corto, a cinco o a cien metros, todos pueden participar activamente del festejo», señala Juan Beneyto, miembro de ambas peñas referidas y apasionado de esta modalidad. «Ponerse delante de un toro cerril o delante de una vaca de corro no está al alcance de cualquiera, pero en el toro con cuerda, quien quiera puede tener su primer contacto con el toro».



Tras doce años sin toro con cuerda, no era fácil volver a plantear y menos llevar a cabo su celebración. Para ello ha sido necesaria una labor de regeneración, impulsada por nuevos aficionados -millennials en su mayoría- que se han empapado de este modalidad, y también de concienciación que han encontrado en la Federación Valenciana de Toro de Cuerda un pilar básico. «Uno de los trabajos de la Federación es devolver el toro de cuerda a aquellos municipios donde tradicionalmente se celebraba», afirma Beneyto, que es miembro también de esta entidad. «Este año hemos recuperado ya cuatro pueblos que hace veinte años llevaban en su programa el toro de cuerda como ha sido en Alfafar, Alcàsser, Nàquera, Montroi, Monòver... Esta es una modalidad que en los años ochenta y noventa estaba muy implantada, sin embargo, a principios del 2000, hubo un par de años que un decreto obligaba a cubrir el recinto de barreras, lo que imposibilitó a muchos celebrar este tipo de festejos ante la dificultad de cerrar la totalidad de calles del municipio».



Para el regreso se han cuidado todos los detalles, desde la fecha, que no coincide con ningún otro municipio, hasta el ganado, que será de lujo, puesto que dos toros de Fernando Machancoses correrán las calles de Aielo de Malferit este sábado, uno a partir de las 12:00 y el otro a las 16:00. Desde el carrer Major, pasando por la plaza Palau y hasta llegar a la plaza Sant Engraci i Puríssima, un amplio recinto en el que los toros estarán durante una hora. No habrá paradas en las casas para que los astados se refresquen y descansen del esfuerzo, como ocurre en Chiva, sino que se correrá con la cuerda delante y detrás. Ardillo y Faraón, los dos toros de la emblemática ganadería valenciana, están elegidos para la ocasión y a conciencia para que nada falle. «Estamos poniendo todo de nuestra parte para que el festejo sea un éxito. Cuando se anunció que volvía esta modalidad, tuvo buena aceptación, ha caído bien entre los aficionados y esperemos que se pueda consolidar en el futuro», concluye.



FONT: Las Provincias (https://www.lasprovincias.es/fiestas-tradiciones/aielo-malferit-recupera-20200214233139-ntvo.html#vca=fixed-btn&vso=rrss&vmc=wh&vli=Fiestas-y-tradiciones)



 


Aielo de Malferit recupera el toro de cuerda

 



«En estos festejos no importa la experiencia que tengas, aquí se puede correr a cinco o a cien metros», señala Juan Beneyto, de la asociación | Más de una década después, la Peña Taurina rescata una modalidad que se celebró en el municipio en 1958.








A finales de los años cincuenta del pasado siglo comenzó a celebrarse este tipo de festejos en Aielo. lp


 


JOSÉ IGNACIO GALCERÁ Jueves, 13 febrero 2020, 23:31





Valencia. Doce años hace que Aielo de Malferit no ve un toro con cuerda por sus calles, una tradición que venía celebrándose en la localidad desde 1958 y que ha vivido distintas etapas de aceptación, pasando de ser una modalidad consentida y que disfrutaba de popularidad a ser rechazada por completo. Tras unos primeros años en los que el toro era embolado, a imagen y semejanza de los modos de un pueblo referencia en esta práctica como Ontinyent, y más tarde enfundado, el gran cambio que acabaría sepultando durante más de una década este espectáculo fue cuando a partir de los años noventa comenzó a hacerse un toro con cuerda y en puntas. Aquella circunstancia, que aumentó el peligro exponencialmente, su unió a un contexto que poco ayudaba a que el festejo mantuviera el éxito del que gozó en los comienzos.



Relegado a una mañana dentro de la Semana Taurina que se programa cada mes de agosto, además de la competencia que había, y sigue habiendo, en los pueblos cercanos, el toro con cuerda en el municipio pasó a ser residual. A ello se sumaron las muertes de dos aficionados en dos años consecutivos, por lo que el equipo de gobierno de aquel entonces tomó la determinación de suspenderlo sine die.



Entre la desidia y la desgracia se movió el toro con cuerda, al que ahora, un grupo de jóvenes entusiastas, congregados alrededor de la Peña Taurina de Aielo de Malferit, se han atrevido a guiar de nuevo con la intención de darle brillo a un festejo con gran predicamento en la comarca de la Vall d'Albaida. El regreso de esta modalidad al municipio comenzó a gestarse hace tres años, cuando cinco miembros se apuntaron a la peña Bou i Corda de Ontinyent, toda una institución a nivel nacional. De ese primer contacto con el toro y el reencuentro con la cuerda, se encendió de nuevo la llama. «No importa la experiencia que tengas con el toro, aquí se puede correr más largo o más corto, a cinco o a cien metros, todos pueden participar activamente del festejo», señala Juan Beneyto, miembro de ambas peñas referidas y apasionado de esta modalidad. «Ponerse delante de un toro cerril o delante de una vaca de corro no está al alcance de cualquiera, pero en el toro con cuerda, quien quiera puede tener su primer contacto con el toro».



Tras doce años sin toro con cuerda, no era fácil volver a plantear y menos llevar a cabo su celebración. Para ello ha sido necesaria una labor de regeneración, impulsada por nuevos aficionados -millennials en su mayoría- que se han empapado de este modalidad, y también de concienciación que han encontrado en la Federación Valenciana de Toro de Cuerda un pilar básico. «Uno de los trabajos de la Federación es devolver el toro de cuerda a aquellos municipios donde tradicionalmente se celebraba», afirma Beneyto, que es miembro también de esta entidad. «Este año hemos recuperado ya cuatro pueblos que hace veinte años llevaban en su programa el toro de cuerda como ha sido en Alfafar, Alcàsser, Nàquera, Montroi, Monòver... Esta es una modalidad que en los años ochenta y noventa estaba muy implantada, sin embargo, a principios del 2000, hubo un par de años que un decreto obligaba a cubrir el recinto de barreras, lo que imposibilitó a muchos celebrar este tipo de festejos ante la dificultad de cerrar la totalidad de calles del municipio».



Para el regreso se han cuidado todos los detalles, desde la fecha, que no coincide con ningún otro municipio, hasta el ganado, que será de lujo, puesto que dos toros de Fernando Machancoses correrán las calles de Aielo de Malferit este sábado, uno a partir de las 12:00 y el otro a las 16:00. Desde el carrer Major, pasando por la plaza Palau y hasta llegar a la plaza Sant Engraci i Puríssima, un amplio recinto en el que los toros estarán durante una hora. No habrá paradas en las casas para que los astados se refresquen y descansen del esfuerzo, como ocurre en Chiva, sino que se correrá con la cuerda delante y detrás. Ardillo y Faraón, los dos toros de la emblemática ganadería valenciana, están elegidos para la ocasión y a conciencia para que nada falle. «Estamos poniendo todo de nuestra parte para que el festejo sea un éxito. Cuando se anunció que volvía esta modalidad, tuvo buena aceptación, ha caído bien entre los aficionados y esperemos que se pueda consolidar en el futuro», concluye.



FONT: Las Provincias (https://www.lasprovincias.es/fiestas-tradiciones/aielo-malferit-recupera-20200214233139-ntvo.html#vca=fixed-btn&vso=rrss&vmc=wh&vli=Fiestas-y-tradiciones)



 


1 / 1